Taller de alimentación saludable

¿Queréis aprender a cocinar rico y sano? ¿Qué alimentos deben consumir nuestros hijos y cuáles deben salir de su dieta?… Jorge Jaldón, dietista y nutricionista (además de cocinillas) que
forma parte de la “Habitación Saludable” vendrá la mañana del sábado día 17 de noviembre, para darnos las claves de cómo incorporar en nuestro día a día unos hábitos de alimentación
saludable, con una dieta rica en frutas y verduras de temporada. Con ingredientes sencillos y en poco tiempo podemos preparar recetas muy atractivas. ¡Lo sano no tiene porqué ser aburrido!.
Los más peques también están invitados, así podemos aprender juntos.
Empecemos a cuidar de nuestra salud y la de nuestra familia.

CUÁNDO: SÁBADO 17 DE NOVIEMBRE.
HORA: 11.30 H.
DONDE: HUERTO DE BIOALVERDE (AVD. CONDES DE YBARRA S/N. FRENTE AL METRO DE OLIVAR DE QUINTOS).

COSTE: GRATUITO

No olvidéis confirmarnos vuestra asistencia!!.
En: bioalverde@bioalverde.com

Saludos.

BioAlverde, presente en la Escuela de Otoño de Cáritas Diocesana de Sevilla

La empresa de inserción laboral BioAlverde estará presente, con un stand informativo, en la Escuela de Otoño de Cáritas Diocesana de Sevilla, que tendrá lugar en la localidad sevillana de Pilas, los días 9, 10 y 11 de noviembre, en la Residencia Lantana (antiguo Seminario menor de Pilas).

La Escuela de Otoño es un encuentro anual de voluntarios de los diversos proyectos y realidades de Cáritas Diocesana de Sevilla. Estos, tienen una cita con la formación permanente, la revisión de objetivos y el intercambio de experiencias.

FECHA: 9, 10 y 11 de Noviembre 2018
LUGAR: Residencia Lantana (antiguo Seminario menor). PILAS (Sevilla).

Las Eco-Cajas BioAlverde

Te has preguntado alguna vez por qué nuestras cajas tienen esa forma.

Pensando en el bienestar de nuestra fruta y verdura necesitábamos diseñar un recipiente para una cómoda disposición de nuestros productos.
Las cajas están diseñadas con una profundidad óptima que permite transportar la fruta y verdura ecológica sin provocar daños y evitar accidentes.
Del mismo modo hay que causar el menor número de molestias posibles a los establecimientos y entidades colaboradoras que se ofrecen como puntos de recogida de nuestros socios y socias y por ese motivo las cajas encajan entre ellas perfectamente y se pueden apilar consiguiendo así que ocupen poco espacio.
Están hechas de material 100% reciclable y no dañan el medio ambiente.

Pero lo importante de las cajas es su contenido, cada semana una sorpresa llena de salud y vida.
Nuestra oferta consiste en eco-caja pequeña con 4 a 5 kg. de verdura y eco-caja grande con la misma cantidad de verdura que la pequeña, de 2 a 3 kg. de fruta y media docena de huevos ecológicos.

¿Si estas cantidades son siempre las mismas, por qué hay veces que las eco-cajas parecen que lleven más cantidad que otras?

Esta pregunta tiene una fácil respuesta. Sabéis que nuestra agricultura es ecológica y sostenible evitando excedentes y desperdicio, como si ocurre en la agricultura convencional, y que nuestra producción está basada en las verduras y frutas de temporada así como en el número de pedidos que tengamos.
Las eco-cajas de los meses estivales han ido cargadas de tomates, pimientos, berenjenas, calabacines, rábanos y cebollas, verduras de calibre mediano que parecían no llenar la caja, pero que sí respetaban el peso ofertado.
Sin embargo en otoño las verduras que recibís son acelgas, lechugas, remolacha, espinacas, col lombarda, repollo, verduras y hortalizas con grandes hojas, que también se utilizan, y piezas hermosas que rebosan en las cajas y que apenas dejan espacio a tomates y cebollas, pero insistimos “el peso se sigue respetando”.

El pesaje exacto de nuestros artículos es complicado por la diferencia del calibre de los mismos. Nuestra agricultura es ecológica 100% certificada por lo que es imposible lograr que todos las lechugas pesen lo mismo, por ejemplo, y es por lo que nuestras cajas pesan más, peso de más que os regalamos prácticamente en cada pedido, aunque no os lo comuniquemos.

En BioAlverde cuidamos de nuestras verduras y frutas ecológicas, cuidamos del medio-ambiente y estamos enamorados de nuestro trabajo, y todo gracias a vosotros nuestras socias y socios.
Gracias.

Visita Alumnos “Programa Vives Empleo”

Ayer tuvimos el placer de recibir en nuestro huerto ecológico a alumnos del Programa Vives Empleo financiado por el Ayuntamiento de Dos Hermanas. Nuestro director fue el guía que los llevó por los diferentes emplazamientos de nuestro centro, explicándoles en todo momento los procesos necesarios para lograr una buena cosecha. En la visita conocieron como realizamos los plantones en nuestros invernaderos, la zona de plantas aromáticas, el cultivo de temporada y nuestro centro de recogida BioAlverde donde se tomaron un café con nosotros.

Lechugas ecológicas de nuestro huerto Bio-Alverde y de productores locales. Propiedades y beneficios.

La lechuga se cree que es originaria de Asia y su cultivo fue introducido en Europa por los romanos, aunque ya los griegos la consumían.
Es una de las verduras que más consumimos, generalmente en ensalada, aunque también se pueden hacer cremas, rollitos y los populares batidos Detox.
Es rica en vitaminas A, B1, B2, B3, B9, C Y E; fuente de minerales como el magnesio, calcio, sodio, hierro y selenio. Sus beneficios para la salud son muchos y entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Tiene flavonoides que cuidan nuestro corazón y protegen al hígado.
  • Es diurética.
  • Combate los radicales libres.
  • Ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre
  • Nos ayuda a prevenir la osteoporosis
  • Favorece la buena circulación de la sangre.
  • Facilita la relajación y el buen descanso por la noche si la añades a tu cena.
  • Contiene fibra que favorece el buen tránsito intestinal.

Hay diferentes tipos de lechugas y las de nuestro huerto ecológico se ven tan apetitosas como en la foto.

Remolacha ecológica, alimento y salud.

Hoy os traigo un alimento con múltiples beneficios: la Remolacha.
La remolacha común procede de la especie botánica Beta marítima, también conocida como “acelga marina”, y es originaria de la zona costera del norte de África. Su cultivo dio lugar a dos hortalizas, la acelga y la remolacha. Las antiguas civilizaciones solo consumían las hojas pues la raíz de la planta la utilizaban como medicamento para combatir los dolores de muelas y de cabeza. Aunque los romanos consumían su raíz, no sería hasta el siglo XVI que alemanes e ingleses la incorporaran a su dieta. Actualmente su consumo está muy difundido por todos los países de clima templado.
La remolacha roja o de mesa es la que se destina a la alimentación, por su delicioso sabor. Posee un color rojo intenso y se puede consumir cruda o cocida, como entremeses o caliente en guarnición. Es carnosa, dulce y muy sabrosa.
Esta hortaliza tiene múltiples propiedades nutritivas por su contenido en vitaminas y minerales y tan solo 41 kcal. Pero esto no es todo, también tiene muchos beneficios para nuestra salud y entre ellos están:

  • La remolacha ayuda a bajar de peso por sus bajas calorías y alto valor nutricional. Rica en agua y proteínas es una gran ayuda para nuestra dieta.
  • En pequeñas cantidades es una buena opción para los diabéticos pues el azúcar que contiene tarda más en convertirse en glucosa y es rico en betanina neo y betalain, nutrientes muy efectivos en bajar los niveles de glucosa y mejorar la sensibilidad a la insulina.
  • Ayuda a controlar el colesterol disminuyendo el colesterol malo o LDL. En este caso se debe consumir cruda mayormente pues así mantiene los minerales que actúan contra el colesterol malo y ayudan a elevar el colesterol bueno o HDL.
  • Es buena para bajar la hipertensión ya que posee una serie de nitratos que son totalmente naturales, convirtiéndose en óxido nítrico, el cual es clave para la dilatación de los vasos sanguíneos, mejorando nuestra circulación.
  • La remolacha es digestiva por ser un vegetal rico en fibras. Contribuye al incremento de los jugos gástricos y mejora la composición de la flora intestinal.
  • También se le atribuyen propiedades diuréticas por lo que mejora las funciones renales y ayuda a la eliminación de líquidos.

La remolacha, tanto sus hojas como su raíz, es un alimento muy beneficioso para la salud y te recomendamos que la incluyas en tu dieta.

Últimas Investigaciones sobre Producción Ecológica y Cambio Climático

El pasado día 15 de octubre asistimos al “Foro Mediterráneo: Producción Ecológica y Cambio Climático”, organizado por Ecovalia (asociación nacional que promueve la producción ecológica y el consumo responsable) y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.
En este encuentro se han dado a conocer los últimos estudios científicos, de varias Universidades europeas, realizados en la zona climática mediterránea, poniéndose de manifiesto la producción ecológica como herramienta contra el cambio climático.
La agricultura ecológica contribuye a la conservación de la biodiversidad, la preservación del recurso hídrico pues no se contamina con nitratos, fosfatos ni pesticidas, y favorece el mantenimiento de nutrientes en los suelos, todo ello generando el mínimo de residuos.
Los estudios científicos presentados señalan como la producción ecológica es eficaz en la mitigación del cambio climático. La agricultura ecológica destaca por el mayor secuestro de carbono y por la menor emisión de gases de efecto invernadero.
Las estrategias van encaminadas a lograr un futuro más sostenible, con productos de calidad como los ecológicos.

Kokedama, una técnica japonesa muy antigua

Hoy tenemos un día lluvioso y oscuro. El musgo que crece en las umbrías y los barrancos, entre los viejos muros de piedra de los senderos, rezuma calma y antigüedad. Las plantas briofitas, entre las que se encuentran los musgos que embellecen los rincones de los bosques, fueron las primeras colonias vegetales que aseguraron el paso a la vida terrestre hace unos 450 millones de años. En el mundo contemporáneo, debido a la fragmentación del paisaje y la actividad humana, ocupan hábitats muy frágiles, dependientes de un alto grado de humedad, que debemos respetar y preservar. Algunos musgos, especialmente en los ecosistemas mediterráneos, tienen la capacidad de permanecer desecados durante el verano, adheridos a las rocas y los gruesos troncos y las raíces de los árboles, para volver a hidratarse con las primeras lluvias.  
Aunque en ocasiones tratamos a estas plantas primitivas como una mala hierba que nace en lugares no deseados, como el césped y los empedrados de las calles, también podemos favorecer su presencia como elemento decorativo, incluso cultivarlo a pesar de las dificultades que entraña. El musgo de los jardines japoneses, esencial en técnicas tan populares como los bonsais y los kokedamas, no deja de ser un elemento cuya obtención y mantenimiento en óptimas condiciones entraña ciertas dificultades, especialmente durante los meses de sequía estival, cuando la humedad ambiental es escasa.
  Desde que comenzamos a trabajar con los kokedamas, hemos ido experimentado diversas técnicas de cultivo, tanto en los procesos de formación de las bolas como en los materiales empleados. Conocedores de nuestra infidelidad hacia una tradición artesanal que cuenta ya más de 500 años, hemos pretendido crear formas que se adapten mejor a nuestra climatología o al ambiente generalmente seco del interior de los edificios. Claro que, para ser justos, no podemos llamar kokedamas a las formas que hemos desarrollado: es necesario inventar también una nueva nomenclatura.  

Waradamas: cambiamos el musgo por la paja
  Quizás los jardineros japoneses consideren nuestro trabajo una degradación de su técnica centenaria, pero nosotros preferimos pensar que hemos mantenido la esencia del kokedama: recrear un hábitat natural, ya sea en un rincón del jardín, un patio o en el interior de una habitación, mediante una forma esférica cuya superficie, al contrario que las macetas ordinarias, se encuentra completamente expuesta al aire y los elementos pero también disponible para el disfrute de nuestros sentidos, especialmente la vista y el tacto.  
La transcripción fonética de “paja” en japonés es wara, que en este caso viene a sustituir a koke (musgo), pero se mantiene la misma terminación: dama, transcripción de la palabra “bola”. Ciertamente, no sabemos nada de japonés y no podemos estar seguros de que nuestro atrevimiento guarde una mínima corrección. La ignorancia, como la belleza, es osada.

Al igual que con los kokedamas convencionales, podemos depositar la bola recubierta de paja sobre un plato, un trozo de madera erosionada, una losa de piedra o suspender la planta en el aire mediante las mismas cuerdas que empleamos en su elaboración. La elección depende en gran medida de factores estéticos, como el hábito colgante o el crecimiento más o menos erecto de cada planta, pero también de las necesidades hídricas: somos conscientes de que, al colgar las plantas, no solamente el sustrato drenará y se secará con mayor rapidez, precisando una mayor atención en cuanto al riego, sino que la propia superficie de la bola también se deshidratará si no somos capaces de mantener cierta humedad necesaria. Esta dificultad se verá atenuada si sustituimos el musgo por otros materiales vegetales, como las hojas secas de algunas gramíneas, cuya resistencia y elasticidad se presta perfectamente a la sujeción de bolas, obteniendo con ello una gran durabilidad y resistencia en nuestro trabajo. De manera particular, hemos trabajado con hojas secas de Festuca glauca, con las que se puede formar un entrelazado de apariencia ligera y suavidad en el tacto, y con las recias hojas de la limonaria o caña de limón (Cymbopogon citratus) que, además de su buena consistencia, mantienen durante un tiempo su carácter aromático.

Comenzamos a usar la paja y a dar forma a nuestros waradamas  a partir de que elaboramos los primeros kokedamas con plantas suculentas. En aquel momento nos percatamos de que, aún tratándose de especies que toleraban o preferían la luz indirecta (como ciertos cactus epifitos o algunos Plectranthus que suelen cultivarse en interior), en un importante número de especies existía una contradicción en el grado de hidratación óptima que precisaba, por una parte, el musgo de la superficie y, por otra, el sustrato en el que vivían las raíces de las plantas. Las hojas secas no requerían ser pulverizadas ni la misma frecuencia de riego. También hicimos algunos kokedamas con musgo liofilizado o preservado. De una u otra manera, el empleo de materiales inertes, aunque orgánicos, constituye una traición a la idea japonesa de llevar un fragmento de bosque vivo al interior de nuestra vida cotidiana. Hemos de decir en nuestra defensa que el hecho de manejar materiales de nuestro entorno más inmediato (en nuestro caso, las propias plantas que cultivamos en el vivero) ha supuesto también una manera más respetuosa de interpretar la técnica japonesa, no exenta de un particular encanto. 

J. J. Cabezalí

AHORA TAMBIÉN COSMÉTICA ECOLÓGICA PARA TI

Porque queremos que te cuides también por fuera hemos preparado dos cajitas de productos ecológicos para el cuidado de la piel del bebé y la tuya.
La cajita de Bebé está compuesto por un Bálsamo culito sano, Gel-Champú de mandarina y Avena coloidal triple uso, todo ello indicado para las pieles más sensibles, irritaciones, picores y rojeces por solo 18€.
La cajita Adulto ofrece un Jabón de Avena, Jabón de Salvia y Romero, Bálsamo Reparador de Caléndula-Miel y Desodorante en crema de Salvia, todo por 14€.
Las cajitas vienen con una bonita presentación para regalo y podrás solicitarlas en nuestro Centro de Reparto de Olivar de Quintos o pídelas por correo electrónico para incluirlas en tu próxima cesta.
Unidades limitadas.

Haz tu propio huerto urbano

Hola amig@!

¿Quieres pasar un rato en familia aprendiendo más sobre la Agricultura Ecológica? El sábado 27 de octubre podéis venir a BioAlverde y aprender a hacer vuestro propio HUERTO URBANO que os podréis llevar a casa.

¿Qué tienes que traer? NADA, nosotros ponemos a vuestra disposición los materiales y plantas necesarias.

Empezaremos a las 11.00 h y el coste es de 25 € familia (para cubrir el coste de materiales).

Puedes inscribirte hasta el día 24 de octubre a través de nuestro correo electrónico bioalverde@bioalverde.com (las plazas son limitadas y se respetará el orden de inscripción)

Te esperamos!!

DIA: Sábado, 27 de octubre.
HORA: A partir de las 11:00 horas.
LUGAR: Huerto ecológico de BioAlverde. Olivar de Quintos (frente a parada de Metro)