Ñoquis de boniato

ÑOQUIS DE BONIATO CON SALSA DE GORGONZOLA, RÚCULA Y NUECES

Ingredientes: (para 4 personas)

  • 500gr de boniato
  • 250gr de harina
  • 1 yema de huevo
  • Sal
  • Para la salsa:
    • 2 botes de leche evaporada
    • 200gr de queso gorgonzola
    • 1 manojo de rúcula
    • 50gr de nueces

Elaboración:

  • Dificultad: media
  • Tiempo: 1 hora

Comenzamos lavando y poniendo a cocer los boniatos con su piel, en agua con sal, durante unos 30 minutos. Iremos pinchando hasta que veamos que están tiernos en el interior. Cuando estén los sacamos del agua y dejamos enfriar.

Mientras tanto, vamos elaborando la salsa, poniendo en un cazo a calentar la leche evaporada y el queso cortado en trozos. Debemos poner a baja temperatura para que no se nos queme, hasta derretir el queso. Reservamos.

A continuación pelamos los boniatos y trituramos con un pasapurés o un tenedor. Ponemos en un bol el puré de boniatos, la harina, la yema de huevo y sal. Mezclamos con una espátula. Seguimos trabajando la masa con las manos, hasta que veamos que la masa se despega fácilmente. Si es necesario, añadimos un poco más de harina. Dejamos reposar unos cinco minutos y comenzamos a darle forma a los ñoquis.

Para ello, cortamos la masa en cuatro porciones. Daremos forma de cilindro alargados de unos 2 cm. de grosor. Seguidamente cortamos los cilindros en porciones de un dedo de ancho. Si queremos darle la forma tradicional de estrías a los ñoquis, solo habrá que aplastarlos un poco y pasarle un tenedor antes de redondear. Si os resulta más fácil, simplemente los cortad los cilindros.

Para cocinar pondremos abundante agua con sal a hervir. Cuando el agua esté hirviendo, añadimos los ñoquis y los dejamos cocer hasta que floten a la superficie. Escurrimos  y reservamos.

Finalmente, servimos los ñoquis recién hechos con la salsa caliente y la rúcula picada en juliana y las nueces por encima.

RECOMENDACIÓN NUTRICIONAL: BONIATO

Se trata de un excelente alimento para niños en edad de crecimiento, deportistas y personas mayores, dentro de una dieta equilibrada y saludable. El valor calórico del boniato no es muy superior al de la patata. A penas aporta 115 kcal. por 100 gramos de porción comestible.  Prácticamente no contiene grasas, contiene algo de proteínas y es rico en hidratos de carbono y fibra.

En cuanto a su contenido en vitaminas, destaca los betacarotenos o provitamina A. Es un nutriente esencial que desempeña un papel muy importante en la formación y mantenimiento de huesos, dientes, tejidos blandos, la piel, la visión, en la prevención del envejecimiento prematuro… Destaca también su aporte en ácido fólico, de ahí que sea un alimento muy recomendado para las embarazadas. Además aporta otras vitaminas del grupo B y vitamina C.

Con respecto a los minerales, su ingesta nos provee de hierro, potasio, manganeso y cobre. Es apto para personas diabéticas porque no provoca bruscas subidas de insulina. Además, el boniato es un alimento con propiedades antioxidante, lo que le otorgan cualidades para prevenir ciertas enfermedades del sistema cardiovascular y cáncer.

 

Receta elaborada por Anabel Moreno Fuentes, dietista-nutricionista Educáliment

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *